Calavaga segons Abelardo Muñoz, a la “Turia”

Article publicat per Abelardo Muñoz a la cartelera Turia nº 2548 (setmana del 30 de novembre al 6 de decembre de 2012)

        En las entrañas despanzurradas de una vieja facultad del Campus de Blasco Ibáñez algo se mueve. Los jóvenes se entrevistaron con el Rector para exponer sus razones y la autoridad les dijo dos cosas: que se esperaba un millón de euros para restaurar el desahuciado bunquer y que ya se había denunciado la “ocupación” del espacio por vía reglamentaria. De manera que ahora hay un juez que tiene en sus manos la papeleta de ordenar el desalojo de más de un centenar de activistas y okupas que han llenado de vida el esqueleto de un espacio abandonado que tan sólo anteayer era un limbo sin destino. Pese a las amenazas los muchachos siguen con lo suyo.

Franqueas las puertas traseras de la desmochada facultad de Agrónomos que da pared con pared del hospital infantil del Clínico y evocas de sopetón los tiempos del mayo de 1968 del pasado siglo. Los muchachos han puesto en marcha la olvidada máquina de café y han encendido los fogones. Unos amontonan el material combustible para reciclar y evitar accidentes, los otros barren con primor las aulas vacías y cuando llega el mediodía guisan una comida comunitaria coon las provisiones recicladas de los contenedores de los supermercados. Están humanizando el local sin ayuda de nadie.

En el antiguo bar ya no lucen las botellas ni la caja registradora, hay grandes cartelones y dibujos que anuncian un amanecer colectivo y manifiestan su oposición al sistema. Aquí se emplea mucho el adjetivo comunitario. Abundan las huchas para poner la voluntad. En las grandes estancias, vacías como un estadio de fútbol un lunes, con los cables colgando inertes de los agujeros del techo, se apretujan en un semicírculo un grupo de activistas que discuten en voz baja la manera de hacer la vida más fácil ya que en el exterior, por entre las jacarandas de la avenida, domina el desaliento.

           Un sábado se reunió en un aula la asamblea del 15-M de la zona Norte de la ciudad. más de un centenar de activistas.La cedieron los okupas dispuestos a hacer operativo un espacio muerto. Tienen sobre sus cabezas la espada de Damocles del desalojo pero actúan como si ese espacio de intercambio fuese eterno. Seamos realistas, pidamos lo imposible recuerdan los que hacen  comunitario hasta el tabaco de liar. el viejo dinosaurio se convirtió en un espacio de debate. Nada académico por cierto. Unos miraban un vído de rap en el hall, otros cocinaban pasta comunal, más allá unos defensores de los derechos civiles demostraban que la revuelta de los indignados no duerme. los perros de los okupas observaron todo esto con sus ojos lechosos. Calavaga es el nombre que le han puesto a la acción. a ver si dura.

Advertisements
Aquesta entrada ha esta publicada en Uncategorized. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Una resposta a Calavaga segons Abelardo Muñoz, a la “Turia”

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s