Biblioteca okupada autogestionada en Rivas-Vaciamadrid

Jóvenes ocupan la biblioteca de Rivas, cerrada sin estrenar hace 6 años.
Iba a ser la Biblioteca Central de Rivas-Vaciamadrid. De esto hace seis años y todavía no lo es: se quedó en una carcasa vacía…
BOA
Pero el viernes de madrugada, media docena de jóvenes de esta emblemática ciudad con alcaldes de Izquierda Unida (IU) desde hace veinte años, se cansaron de esperar e irrumpieron en el moderno edificio. En cuanto se enteraron de la ocupación, las mismas autoridades que no han demostrado ninguna prisa en procurar el funcionamiento de la biblioteca, enviaron a la Guardia Civil y a la Policía Local. Los agentes ficharon a más de treinta jóvenes que apoyaban a los ocupantes y abandonaron el lugar.

“No hubo ningún detenido, pero nos pidieron el carné e identificaron sistemáticamente a todos los nos acercamos para apoyar la ocupación desde fuera”, dijeron al cronista los jóvenes promotores del Centro Social la BOA, unas siglas que significan Biblioteka Okupada Autogestionada. No hay que descartar que les lleguen multas, tan injustas como desproporcionadas. Los agentes quitaron una pancarta que los jóvenes habían colocado, pero éstos la han vuelto a colgar y mantienen la ocupación. En un país de obras inútiles, autopistas sin coches, aeropuertos sin aviones…, vale la pena detenerse en lo que está ocurriendo con la biblioteca sin libros de Rivas-Vaciamadrid.

Esta ciudad que surgió de la nada en los años ochenta, entre el vertedero de la capital junto a la famosa Cañada Real Galeana y el antiguo pueblo de 400 vecinos, cerca del Jarama y el histórico Puente de Arganda, supera en la actualidad los 70.000 habitantes y sólo cuenta con dos pisos habilitados como bibliotecas, uno en el barrio de Covibar y otro en el pueblo antiguo. La necesidad de una biblioteca central llevó al Ayuntamiento de izquierda a convenir con el gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por la derechista Esperanza Aguirre la construcción de la llamada Biblioteca Central.

El municipio cedió una parcela en la avenida Pablo Iglesias, una de las principales de la ciudad, y el edificio, con un coste superior a un millón de euros se contruyó en un tiempo record: cuatro meses. Según los carteles propagandísticos, perfectamente instalados hace siete años, el Ayuntamiento aportaba el 48,53% del coste y la Comunidad el restante 51,47. Pero desde la finalización de la obra, en el otoño de 2007, el edificio quedó cerrado, sin mobiliario y, por supuesto, sin libros. El argumento de los munícipes consiste en que el gobierno madrileño se ha desentendido de sus obligaciones y no ha aportado el dinero necesario para que la biblioteca funcione.

Y aparte la inquina política de Aguirre y de su sucesor dactilar, Ignacio González, hacia las formaciones de izquierda que gobiernan en Rivas, el Ayuntamiento tampoco ha encontrado los recursos necesarios para poner en marcha la Biblioteca Central, cuyo moderno edificio, con una extraña estructura metálica en la fachada, presenta algunos signos de deterioro exterior. Vale añadir que a falta de mobiliario y de libros, las instalaciones –luz, agua, cámaras de videovigilancia y una red informática con ordenador central y capacidad para más de ochenta conexiones– están completas y funcionan perfectamente. La construcción era el negocio.

En esta tesitura, el fantasmal edificio, rodeado de una valla que se tambalea con el viento, con adoquines, palieres y restos de material de construcción esparcidos por la parcela, cerrado a cal y canto desde hace seis años, ha comenzado a cobrar vida gracias a los jóvenes ocupantes que se turnan desde el lunes. En sus pasquines explica que “la BOA (Biblioteka Ocupada Autogestionada) era un espacio abandonado, un recurso sin usar, a la espera de un dinero que no se sabe si llegará algún día, pues aquellas personas que están en el poder prefieren utilizarlo para otros fines. Ahora la BOA es un espacio abierto a cualquiera, a propuestas e ideas; un lugar en el que se van a llevar a cabo talleres, charlas, asambleas, conciertos…, un espacio para las vecinas y vecinos que quieran participar y que, junto a nosotr@s, quieran desarrollar el proyecto”.

De momento, los jóvenes de la BOA han comenzado a limpiar el edificio y esperan el apoyo de la población a su iniciativa. Van a pedir muebles y libros a los vecinos, las empresas y las instituciones, y tienen en mente iniciativas sobre trueque y cooperación, talleres de Internet, redes sociales y un amplio etcétera. Pero, sobre todo, esperan que las autoridades no lleguen con una orden judicial de desalojo. A su incompetencia manifiesta añadirían el abuso y el escándalo.

— con Gos Lodi, Okupa Tutambien, Ana Blanco Rúa, Kuervo A Secas, Indio Insurrecto Warcelona, Spizbull Toldia, Ana Rkia y Eugenia Diaz.

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

El futur de la facultat d´agrícoles pot acavar així…..

La Politécnica negocia alquilar la facultad tomada por okupas a otra universidad

La Europea de Valencia, de carácter privado, dispondría de una nueva sede en Blasco Ibáñez y no se descarta que la parcela también acoja un supermercado

24.01.13 – 14:42 –

J. BATISTA | VALENCIA

La Politécnica negocia alquilar la facultad tomada por okupas a otra universidad

Varios okupas cuelgan un cartel en la fachada de la antigua facultad tras tomarla para preparar acciones de cara a la huelga. :: JESÚS SIGNES

La Universitat Politècnica (UPV) va a negociar con la Europea de Valencia, la nueva institución privada de la Comunitat, el alquiler de la antigua Escuela Técnica Superior del Medio Rural y Enología, situada en la avenida Blasco Ibáñez y cerrada en 2010 tras el traslado de la actividad docente al campus de Vera. La institución pública busca de esta forma dar una salida a un inmueble que se ha convertido en un quebradero de cabeza tras el convenio fallido para ampliar el Hospital Clínico y la ocupación del inmueble por parte de un grupo de estudiantes antes de la última huelga general, que acabó con graves destrozos en el interior.

El interés de la entidad privada se dio a conocer en el Consejo de Gobierno de la UPV celebrado ayer. La discreción marca los contactos. Fuentes de la institución explicaron que el asunto está en fase embrionaria y que por lo tanto «no hay nada firme». Eso sí, para hoy está prevista una reunión entre responsables de ambos centros para impulsar las negociaciones. Desde la privada ni confirmaron ni desmintieron el posible arrendamiento.

Una parte de las instalaciones servirían para acoger la nueva sede de la Universidad Europea, que se sumaría al único edificio del que dispone en la actualidad, situado en la calle General Elio, teniendo en cuenta la previsión de la institución de ampliar su oferta de títulos de cara a los próximos cursos. Además, se instalaría en el corazón universitario de Valencia, en el campus de Blasco Ibáñez.

También se estudia dar una utilidad diferente a la parte trasera de la parcela, recayente a la calle Menéndez Pelayo, donde se ubicaba la biblioteca, que se quedó como un gran espacio diáfano tras el cese de la actividad. Las fuentes consultadas señalaron que la intención del equipo rectoral es «diversificar» los usos del inmueble. Incluso se ha valorado la opción de alquilar esta zona para instalar un supermercado tras detectar que existe interés por parte de una empresa.

Tras el último claustro de la UPV, el rector Juan Juliá compartió algunas de las ideas que manejaba sobre el futuro del inmueble una vez desechada la ampliación del hospital. Por un lado, planteó la posibilidad de adecuarlo para acoger actividades culturales y divulgativas, así como espacios para empresas vinculadas con la universidad. Eso sí, supeditó esta opción a que la institución tuviera disponibilidad presupuestaria para acometer la reforma, que no ha sido el caso.

Además, fue explícito a la hora de plantear la otra alternativa, que consistía en alquilarlo para alguna actividad «no repugnante» con el objetivo de obtener ingresos que se destinarían a políticas sociales, como ampliar la partida de becas.

El arrendamiento del edificio, en caso de fructificar, permitirá a la Universidad Europea consolidarse en la Comunitat después de que Les Corts aprobaran el pasado noviembre la ley que reconoce su puesta en marcha como una institución autónoma, pues desde 2010 funciona como un centro adscrito a la matriz de Madrid. En la actualidad cuenta con un millar de alumnos y ofrece siete grados (Enfermería, Odontología, Dirección y Creación de Empresas, Derecho, Traducción y Comunicación Intercultural, Marketing y Dirección Comercial y Arquitectura) y tres dobles titulaciones. Además, hay que sumar cinco másteres estrechamente vinculados a las carreras anteriores. Existe la intención de ampliar esta oferta de cara al curso que viene una vez se superen los trámites de acreditación necesarios.

Precisamente, los grados citados también son ofrecidos por la UPV -en menor medida- y por la Universitat (UV), aunque con planes de estudios distintos. De hecho, el posible alquiler ha provocado algunas reticencias entre la comunidad universitaria, en el sentido de que se favorecerá a una entidad privada que compite con la Politècnica. Y más teniendo en cuenta que la subida de las tasas acerca los precios de las instituciones públicas y privadas en cuanto a másteres.

Además, los representantes valencianos de las primeras han cuestionado en varias ocasiones la implantación de la nueva universidad.

La Europea de Valencia tiene el respaldo del grupo Laureate International Universities, líder en educación superior de carácter privado asentado en 29 países, lo que favorece la movilidad de sus estudiantes. En Valencia, el 15% son extranjeros. También dispone de una amplia cartera de convenios para realizar prácticas en empresas. Por contra, en el bagaje de la UPV está el formar parte de las diez universidades españolas con presencia permanente en el ranking de Shangai (junto a la UV), su gran nivel de productividad científica o el figurar entre las mejores del mundo con menos de 50 años.

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

JO EM QUEDE FORA. VÍDEO DE LA PAH. ESCENES GRABADES EN CALAVAGA

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

CaLaVaga y la era de la luz 21/12/12

CaLaVaga y la era de la luz 21/12/12

Por: Maite Sarrió | 21 de diciembre de 2012

El pasado martes desayuné con la noticia del desalojo de CaLaVaga… Me recorrió un sentimiento de tristeza por la incomprensión institucional y de ciertos sectores de población y, a la vez, de orgullo e ilusión sabiendo que la luz y el cambio se está instalando en nuestros corazones y vidas.
La Escuela Técnica Superior de Medio Rural y Enología (Agrícolas) fue ocupada el pasado 12 de noviembre por diferentes personas y colectivos para convertirlo en la ‘Casa de la huelga’. Según el grupo que le dio vida, la ocupación responde a una protesta ciudadana que busca potenciar el uso de espacios púbicos abandonados para generar centros culturales y sociales autogestionados, ante la dificultad que las instituciones tienen para mantenerlos vivos y al servicio de la ciudadanía. Fue una acción que reclama en Valencia “espacios comunes,  proyectos ciudadanos activos, lugares de experimentación y construcción de una nueva socialidad. Nuevas formas de vida ante un sistema en crisis”, según proclama uno de sus documentos “Diari Oficial de la Comunitat CaLaVaga 10/12/12”. Durante el tiempo que la Facultad ha sido CaLaVaga instalaciones artísticas, performances, talleres, cineforums, conferencias o un comedor popular han dado vida a un edificio que lloraba lleno de ratas y escombros, ahora limpio y más preparado para su uso.

CaLaVaga es, por ello, vox populi. Representa la voz del pueblo, lo que una gran mayoría siente en este momento de crispación social y de dolor en el que centenares de  familias son desalojadas también de sus hogares, y con un sistema sanitario, cultural y educativo que hace aguas… La ciudadanía se une para dar respuesta a necesidades básicas de alimento, vivienda o trabajo, así como para generar proyectos comunitaros culturales y sociales e incluso de salud, devolviéndole a las personas su poder y responsabilidad. En Valencia, además de CaLaVaga tenemos otros ejemplos de empoderamiento ciudadano para construir y compartir los recursos existentes de forma autogestionada como Grupos de Consumo de diferentes poblaciones y barrios (Vland Solaris, Benimaclet, Russafa…), Huertos Urbanos de Benimaclet, Solar Corona, Huertos Sociales de Burjassot (promovidos por el propio Ayuntamiento), Huerto City, etc. En el mundo hay incontables iniciativas y redes comunitarias autogestionadas.

Centenares de corazones se están uniendo, sabiendo que juntos, como siempre hemos estado aunque lo habíamos olvidado, podemos vivir desde otros principios más humanos, igualitarios y sostenibles. La vanguardia y la innovación de estos corazones es lo que históricamente ha hecho cambiar el mundo. Corazones que vibran y crean al unísono desde la empatía, el cuidado propio y ajeno, la sensibilidad, la cooperación… Esto es lo que está pasando. Ése es el cambio del que la cultura Maya y otras hacen eco en este 21/12/2012. Tres veces tres. La triada de integración de razón, emoción y acción.

Comparto las palabras de Isabel Allende en esta ponencia en TED, una plataforma para transmitir ideas que vale la pena difundir:

“Lo que más importa es el corazón. Sólo un corazón sin miedo y resuelto obtendrá la medalla de oro. Todo tiene que ver con la pasión. El corazón nos guía y determina nuestro destino. Esto es lo que necesito para los personajes de mis libros: un corazón. Un corazón apasionado. Necesito inconformistas, disidentes, aventureros/as, forasteros/as y rebeldes, que hacen preguntas, tuercen las reglas y toman riesgos […] ¿Qué clase de mundo queremos? Esta es una pregunta fundamental que la mayoría nos estamos preguntando. ¿Tiene sentido participar en la estructura mundial actual? […]. Queremos un mundo donde se preserve la vida y donde la calidad de vida sea rica para todos/as, no sólo para los privilegiados/as”

Me uno al deseo de Allende, que es el deseo de CaLaVaga y de todas las iniciativas de empoderamiento humano que, como el feminismo del que habla Isabel, trabajan desde diferentes perspectivas y estrategias por la paz, la abundancia y la igualdad de mujeres y hombres y para que la masculinidad y la feminidad se integren y equilibren en cada persona y en el mundo desapareciendo las diferencias de género, clase, etnia, orientación sexual, etc.

Muchas personas pagamos un precio alto por la libertad y por cuestionar al patriarcado, violento y destructivo que usa el “poder de dominio” y el miedo para desempoderar a la ciudadanía. Lo que sucede en Congo, Sudán, Palestina, Afganistan, Siria, Egipto, Irak, Colombia, Grecia, España, Valencia y, en general, todo el planeta es el efecto del desequilibrio interior y la creencia en la separación y la diferencia desigual. Hay miles de personas que siguen el sistema sin cuestionarlo; que apoyan dictaduras y hapartheids políticos o ideológicos; que empuñan armas contra otros seres humanos; violan; torturan y asesinan a cambio de un puñado de placer, poder o dinero. En realidad, es por miedo y falta de (auto)amor…

Afortunadamente, hay quien se expone y se “arremanga” para generar un mundo más bueno, a pesar de las criticas y la violencia de otros seres humanos. ¡Gracias Wangari Maathai, Somali Mam, Jenny, Sasha Chanoff, CaLaVaga y tantos otros seres y colectivos anónimos o conocidos! Corazones guerreros y apasionados que guerrean desde la luz, la no violencia, la búsqueda de consenso e innovación.  Inconformistas, disidentes, aventureros/as, forasteros/as y rebeldes, que hacen preguntas, tuercen las reglas y toman riesgos. Arremanguémonos en esta nueva era de cambios. El día 21 ha llegado. Lleva tiempo llegando… La tarea es ardua y nuestro poder infinito. Disfrutemos del camino. ¿Te animas?

RECOMENDACIONES

Video

 ISABEL ALLENDE Historias de pasión TED 2007

JILL BOTLE TAYLOR. El derrame de la iluminación. TED 2008

Libros

Pablo Cohello (2002). Manual del Guerrero de la luz. Planeta

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

#Calavaga# ¿Por qué el exilio?

Cumplido el plazo dado por la UPV para el desalojo voluntario de Calavaga, muchos de los integrantes de la comunidad que allí se formó y trabajó decidieron salir del edificio. Otros se quedaron. En las asambleas previas a esa fecha los compañeros debatimos el asunto y se llegó a la conclusión de que, debido a que una actuación conjunta y consensuada iba a ser muy dificil de alcanzar, la permanencia o no dentro del edificio quedaría determinada por “decisión personal e independiente” de cada compañero.

Ante algunas críticas malintencionadas y por un mejor conocimiento de causa de todos los participantes y amigos del proyecto Calavaga, algunos compañeros queremos explicar nuestra postura.

Primeramente, que entendemos que no se pueden aplicar a la “ocupación de Calavaga” los parámetros tradicionales de una “casa ocupa”. Cuando lo que se reivindica es un espacio para vivir, es comprensible que el espacio se defienda viviendo en él. Cuando reivindicamos el espacio del abandonado edificio de Agrícolas lo hacemos para construir un centro social, y eso, creemos, se defiende trabajando con más ahinco aun en la defensa de ese proyecto. Parte de esa defensa de nuestro derecho a darle un uso al espacio pasa por no incurrir en equivocaciones que legalmente dificulten o ensucien nuestra legitimidad para exigirlo. Trabajamos perfilando el proyecto, tratando de contactar con el rectorado, sumando apoyos, alegando y argumentando por los medios de que disponemos nuestra legitimidad, como parte de la sociedad que en última instancia es poseedora de esos bienes públicos. Trabajamos también para dar soluciones a los “problemas legales” argumentados desde las instituciones, como el de las deficiencias arquitectónicas del edificio, problema para el que ya tenemos solución.

Además, como personas conscientes de la necesidad de un compromiso social y político sincero, nos hacemos responsables de nuestros actos. Hemos involucrado desde Calavaga a muchas asociaciones e individuos particulares y nos sentimos responsables de su integridad física (todos conocemos los métodos violentos de la policía valenciana) y de la de los materiales que con buena voluntad nos han cedido en un momento dado (proyectores, exposiciones fotográficas, instalaciones artísticas, etc.)

Bajo la amenaza de intervención policial y/o detenciones no se pueden mantener las puertas abiertas. Lo que aspira a ser un lugar de encuentro y creación se convierte en un espacio oscuro, lleno de miedo y en el que es dificil trabajar con la energía necesaria para los grandes retos políticos que nos ocupan. Entendemos que trabajar en la defensa física del espacio nos restaría capacidad para trabajar en la defensa de la legitimidad de la acción-proyecto. El tiempo cubriría las barricadas de polvo hasta convertirnos en un espacio ocupado innactivo y por el que no valdría la pena luchar.

Precisamente porque creemos que Calavaga es un proyecto legítimo, no daremos excusas a la UPV para que nos acusen de no haber agotado “sus” vias. Exigimos al rector de la UPV que se comprometa en dar solución al problema que tiene entre las manos de forma realista y que no rehuya sus competencias ni sus responsabilidades para con la sociedad. Le emplazamos a recibir la información del proyecto y a escuchar nuestras soluciones realistas a los problemas de inseguridad arquitectónica.

En el antiguo edificio de Agrícolas todavía hay gente viviendo a día de hoy. Obligados por las amenazas de intervención policial gran parte de la comunidad que allí trabajaba por un proyecto ya no está y sin la gestión comunitaria basada en el máximo respeto por el espacio que estos hombres y mujeres llevaban a cabo, el deterioro del edificio puede acelerarse a un ritmo vertiginoso. Esto nos apena y preocupa. Como Calavaga en el Exilio nos desvinculamos de los destrozos y malos usos que puedan ocurrir por parte de los ahora ocupantes, de terceros, de la policía, accidentes o comisión de delitos que tengan lugar dentro del edificio y hacemos responsables a las autoridades de haber creado esta situación.

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

CARTA A JUAN JULIÁ, RECTOR DE LA UPV

A la atención del Rectorado de la UPV

Don Juan Juliá, que ostenta el cargo de Rector de la Universitat de València, dijo ayer textualmente: “La Universidad ha  hecho lo que tiene que hacer dentro de un estado de derecho, que es solicitar que se cumpla el respeto a las normas”.

 

Miré los muros de la patria mía

si de un tiempo fuertes ya desmoronados…

(Quevedo)

 

A lo largo de estos dos últimos años, una terrible catástrofe ha asolado nuestro país y los ciudadanos y personas de bien que aquí vivimos hemos asistido con estupor e incredulidad al metódico desmantelamiento del Estado de Derecho.

Es desde la asunción de esta realidad e impelidos por los más altos ideales que un grupo de colectivos y ciudadanos decidimos liberar del sueño en que el torpor administrativo tenía durmiendo la antigua  facultad de agrícolas “Calavaga” y devolverla a sus legítimos dueños, el pueblo español.

CaLaVaga sale aquí al paso de las últimas declaraciones del Señor Juan Julián a la TV de la UPV negando la mayor:

NO ESTAMOS EN UN ESTADO DE DERECHO.

Ya no.

Y en la terrible situación en que se encuentra nuestro país en que tantos altos cargos y políticos pecan, bastantes por acción y muchos otros por omisión de mantener o acrecentar el malestar de los ciudadanos, afirmamos que lo que confiere legitimidad a los cargos y políticos no es la posesión del nombramiento sino el trabajo duro, imaginativo y comprometido en favor de la restitución al pueblo de los bienes y derechos  que le están siendo usurpados. Por eso hacemos un llamamiento al rector, al equipo rectoral, a los decanos y cargos políticos y administrativos de la UPV para que ante el vacío real de autoridad legítima en que esta situación excepcional está dejando a España suplan con su propio trabajo y de su propia conciencia cada carencia o dejación que observen en todo lo que a sus negociados y administraciones atañe. Es momento de que cada hombre y mujer competente haga cuanto esté en su mano para frenar el desastre al que vamos abocados.

                                                                                                                                           Fdo.Calavaga

 LOGOCALAVAGA

 

 

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

Alguns hem desallotjat voluntàriament…aquest canal de comunicació es queda orfe de informació…si hi ha algú que vullga

EL TERMINI PER DESALLOTJAR VOLUNTÀRIAMENT S´HA ACABAT.

Moltes de les persones que hem estat treballant en Ca La Vaga ens n´hem anat. Creem que la guerra és molt llarga, i Ca La Vaga ha representat tan sols una batalla. No podem exposar la nostra integritat física i jurídica als mecanismes de l´estat, els quals funcionen per tal d´amedrentar qualsevol indici d´activisme que vullga contestar el sistema. I funcionen molt bé contra aquells que no tenen una defensa ben pagada. Sabem que la justícia no és igual per tothom.

Moltes d´eixes persones hem treballat per construir un projecte de centre social autogestionat. Vam treballar en debats i xarrades al voltant dels conceptes i la ideologia del projecte. Vam organitzar les jornades de portes obertes.Rebíem els col·lectius que volien fer ús d´aquestos espais i  els convidàvem a utilitzar-los.

Només és divendres de matí i ja estic inquiet pel possible desallotjament i la possible violència que genere. Respecte a tota la gent que ha decidit romandre a Ca LA Vaga i enfrontar-se a la policia i a la justícia.

Aquest canal de comunicació es queda orfe de informació relativa  a tot el que puga estar passant dins de Ca La Vaga.

Publicat dins de Uncategorized | 1 comentari

Manual de males pràctiques periodístiques

valencia

La facultad de Agrícolas acoge una fiesta ilegal junto a la maternidad del Clínico

Los okupas prevén un concierto de rap y un campeonato de pinchadiscos en el edificio, tomado desde noviembre
13.12.12 – 16:00 –

J. BATISTA | VALENCIA
La facultad de Agrícolas acoge una fiesta ilegal junto a la maternidad del Clínico

Acceso principal de la antigua Escuela Técnica Superior del Medio Rural y Enología, ocupada desde el 12 de noviembre. / Jesús Signes
La antigua Escuela Técnica Superior del Medio Rural y Enología de la Universitat Politècnica, cerrada en 2010 tras el traslado de la actividad al campus de Vera, acogerá hoy una fiesta universitaria que incluye varias actividades musicales a pesar de que el inmueble está pegado al pabellón materno-infantil del Hospital Clínico, que alberga desde unidades de pediatría hasta las habitaciones donde se hospedan las parturientas.
El edificio fue ocupado el pasado 12 de noviembre, en vísperas de la huelga general, por un grupo de estudiantes integrados en la Asamblea Interuniversitaria, un órgano sin representación institucional que aglutina a alumnos de la Universitat y la UPV. Tanto en la convocatoria remitida a los medios como en el cartel que anuncia el evento festivo figura como promotor este colectivo de okupas.
La jornada arrancará con un documental previsto para las 19 horas y le seguirá la celebración de varias asambleas, que son los órganos donde los residentes en la facultad aprueban las decisiones y medidas a realizar. A las 21.15 se ha previsto una cena popular donde se ofrece cerveza a un euro, aunque se puede acompañar de un bocata o un trozo de coca por 2,5. A las 22.30 comenzarán las actividades musicales, con el concierto del grupo de rap MalaBarraka, que durará aproximadamente 60 minutos, teniendo en cuenta que a las 23.30 se iniciará el «primer campeonato de pinchadiscos de Ca’la vaga», que es el nombre con el que han bautizado a la facultad ocupada. Participarán cuatro artistas distintos, por lo que es más que previsible que la fiesta se prolongue varias horas. Al final, según las previsiones de los convocantes, entre todos los asistentes se adecentará el espacio utilizado.
Además, los residentes y simpatizantes de Ca’la vaga están llamados a participar en la manifestación organizada hoy contra la reforma educativa del Gobierno, pues han sido citados a las 17 horas en las puertas del inmueble para dirigirse hacia la plaza de San Agustín, punto de inicio de la protesta.
La organización del festival preocupa en la Universitat Politècnica por varios factores. Por un lado, al tratarse de un edificio que precisa de una reforma integral por los daños estructurales que presenta, por lo que no está acondicionado para ser habitado y entraña cierto riesgo para las personas. Por poner un ejemplo, los ascensores o el centro de transformación no han sido revisados en los últimos años. Por el otro, como ha reiterado el rector Juan Juliá en varias ocasiones, por la proximidad del hospital, que es colindante a la antigua facultad. De hecho, el pabellón materno-infantil y el cuerpo principal del inmueble universitario están a escasos diez metros de distancia.
Además de que una posible emergencia afectaría directamente al edificio sanitario, hay que valorar las molestias que podría provocar el ruido. De hecho, la celebración de la fiesta puede ser sancionable si se superan los umbrales de sonido que fija la ordenanza de contaminación acústica del Ayuntamiento. Y es bastante sencillo. Hay que tener en cuenta que los parámetros son sensiblemente más bajos en horario nocturno, sin olvidar que en entornos sanitarios el nivel máximo de decibelios que se transmiten por vía aérea baja más, exactamente hasta 35. Es decir, el ruido que llegue al interior del pabellón no puede ser superior a 35 decibelios, aunque desciende a 30 dentro de las habitaciones. Esto equivaldría a una conversación en voz muy baja.
Tampoco se puede olvidar que no existe ninguna autorización para la organización de la fiesta, por lo que no se puede garantizar que se hayan establecido las medidas de seguridad que se exigen a estos eventos, como vías de evacuación, o el cumplimiento de un horario razonable para conciliar el derecho al ocio y al descanso. «No se tiene conocimiento ni hay ninguna petición para realizar ningún tipo de fiesta de estas características en este local ni en ningún otro por parte de asociaciones de estudiantes», dijo ayer el conseller de Gobernación, Serafín Castellano. En otras palabras, se trata de una fiesta ilegal y sin ningún tipo de supervisión por parte de la autoridad competente.
La antigua facultad de Agrícolas lleva un mes ocupada. El objetivo inicial era preparar acciones de cara a la huelga general, aunque con el paso del tiempo se han sumado diferentes colectivos. Se han organizado actividades culturales como ciclos de cine o documentales, charlas y talleres varios. Además, según fuentes universitarias, el interior se mantiene limpio. Incluso se ha retirado la barricada que se colocó en la puerta principal en previsión de un futuro desalojo.

Mostrando 1 comentario

  • Antòni El Gat
  • Como estudiante de la UPV he visitado la universidad ocupada para utilizar sus espacios de estudio durante el día (ya que nuestra biblioteca cerró por recortes 3 días la semana pasada a 1 mes de examenes) y debo decir que me sorprendió por la limpieza y organización: Hay horarios de actividades, los ascensores están cerrados por ser peligrosos, las zonas de descanso se mantienen a parte y cerradas, etc….
    Además el bar, la sala de conferencias, la de fiestas y todos los espacios comunes se encuentran en la planta baja y con 2 salidas con lo que no vi ningún peligro aparente ni de vías de escape ni estructural (estudio último curso de Ingeniería de Caminos).
    No sé los problemas que podrían causar las fiestas al hospital, pero el resto de cosas parecen funcionar

    VALENCIA

    La UPV reclama el desalojo de la antigua Escuela de Agrícolas al cumplirse el plazo dado por el rector

    El edificio fue ocupado por un grupo de jóvenes para convertirlo en la ‘Casa de la Huelga’ (Calavaga)
    13.12.12 – 15:50 –
    El Consejo de Gobierno de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha aprobado un acuerdo en que reclama el desalojo del antiguo edificio de la Escuela de Agrícolas de Valencia, que el pasado 12 de noviembre, en vísperas del paro general del 14N, fue ocupado por un grupo de jóvenes para convertirlo en la ‘Casa de la Huelga’ (Calavaga), ha informado la institución académica.
    El pasado 13 de noviembre, el rector, Juan Julià, acordó la apertura de un expediente administrativo para recuperar la posesión del inmueble y procedió al nombramiento de un instructor. Teniendo en cuenta los informes del instructor, el rector acordó, a través de una resolución publicada por esta institución académica en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) un requerimiento para que en el plazo de ocho días -que se cumple hoy jueves y vistas las alegaciones presentadas- se deje libre el edificio.
    Fuentes de la UPV han señalado que la universidad ha notificado que no se ha atendido el requerimiento y a partir de ahora es la autoridad judicial la que tomará las decisiones oportunas.
    “Nuestro deseo -ha subrayado el rector Juan Julià- es que desalojen de forma pacífica porque nos preocupa la integridad de las personas, ya que hay informes técnicos que recomiendan que no se ocupe ese edificio, puesto que no reúne las condiciones de seguridad pertinentes”.
    Entre otras cosas, ha precisado, los ascensores no pasan la revisión desde hace tres años y no se han repuesto los extintores. Asimismo, ha recordado que estas instalaciones se encuentran al lado de un hospital “por lo que extremadamente grave que continúen allí”.
    El edificio ocupado por los jóvenes está en desuso desde 2010, cuando el personal y la instalaciones docentes se trasladaron al campus de Vera de la UPV. Estaba previsto que el inmueble sirviera para ampliar el Hospital Clínico mediante un acuerdo entre la universidad y la Conselleria de Sanitat de la Generalitat pero ese convenio no está vigente, por lo que el edificio continúa perteneciendo a la entidad educativa.
    Se da la circunstancia de que diversos colectivos universitarios han difundido en los últimos días información sobre una fiesta universitaria convocada para este jueves en la antigua escuela con actividades como un concierto, un campeonato de pinchadiscos, asambleas y una cena popular.

    La Politécnica quiere convertir Agrícolas en su sede de relaciones con la sociedad

    El edificio de Blasco Ibáñez está sin uso tras ser descartado para ampliar el Hospital Clínico

     01:55

    La Politécnica quiere convertir Agrícolas en su sede de relaciones con la sociedad

    MAITE DUCAJÚ VALENCIA El edificio que albergaba la antigua escuela de Agrícolas y que, desde la semana pasada, está ocupado por un grupo de jóvenes será en un futuro el centro de relaciones con la sociedad de la Universitat Politècnica de València (UPV), propietaria del inmueble. Así lo comunicó ayer el rectorado en una nota en la que también mostraba la confianza en que la policía proceda a su desalojo, tras la denuncia presentada, y la preocupación “especial por el grave riesgo para los ocupantes que supone el empleo de unas instalaciones en desuso que pueden estar muy deterioradas” añadieron.

    La “intención” del rectorado es que “cuando la situación presupuestaria lo permita, rehabilitar íntegramente el edificio” de 10.894 metros cuadrados, informaron, saliendo así al paso de la crisis que le ha planteado el grupo de jóvenes alternativos que llevan siete días realizando diversas actividades en estas instalaciones a las que han rebautizado como “Ca la Vaga”.

    Hasta ahora, desde la universidad no habían lanzado esta idea y sus responsables siempre se han mostrado reacios a disponer de un edificio en el centro de Valencia para tener una mayor presencia social pese a que sus escuelas y facultades están en el campus de Vera, en la salida norte de la ciudad.

    La Politècnica solo cuenta con este edificio fuera del recinto del campus de Vera. En el primer tramo de la avenida de Blasco Ibáñez, es un centro que lleva desde 2010 sin uso docente, cuado los estudiantes fueron trasladados a la nueva Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural.

    El recinto iba a facilitar la ampliación del Hospital Clínico pero, pese a la firma del convenio, el proyecto no ha llegado a realizarse y la Conselleria de Sanidad lo devolvió a la universidad el pasado mes de marzo, como informó en su momento Levante-EMV.

    En la actualidad, la fachada de este edificio está deteriorándose así como el interior, que estaba cerrado hasta que el lunes pasado, y ante la huelga del día 14, un grupo desplegó un cartel en la calle y forzó la cerradura de la puerta trasera, colocando un candado con la intención de “crear un espacio libre gestionado por los estudiantes”. Desde la Politècnica les recuerdan que en el campus de Vera hay una Casa del Alumno de 5.200 metros cuadrados, “gestionado por los propios estudiantes y concebido como lugar de trabajo, ocio, estudio y cultura.

    El rectorado mostró su “absoluto rechazo ante este acto manifiestamente ilegal” señala. “El mismo día de la ocupación y, tras la negativa al diálogo de los ocupantes del edificio, se procedió a denunciar los hechos ante la policía y el juzgado, con el fin de que se restableciera lo antes posible la normalidad y la legalidad” apuntan.

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari

Manifestació per l´educació pública, gratuïta i de qualitat.

cartel13dencuentro

Imatge | Posted on by | Deixa un comentari

Ca la Vaga: Protesta al Rectorado. Per Ràdio malva

10 12 2012
http://www.ivoox.com/ca-vaga-protesta-al-rectorado_md_1635085_1.mp3″ Ir a descargar

Esta mañana un grupo de compañeros de Ca la Vaga se han desplazado en manifestación desde el centro ocupado hasta P1030129la universidad politécnica para dirigirse al rector y negociar la retirada de la orden de desalojo pendiente para este jueves. Sin noticias del rector la gente se ha concentrado a las puertas del edificio protestando contra la medida y posteriormente se han rellenado peticiones escritas para la retirada de la orden de desalojar Ca la Vaga.
Las actividades en el centro que se llevan realizando desde hace un mes continurán realizandose esta semana a la espera de lo que puede suceder el jueves.

P1030132 P1030125P1030135

Publicat dins de Uncategorized | Deixa un comentari